Páginas vistas en total

domingo, 6 de noviembre de 2011

#13.- Pinturas y el cometa de Halley

Algunas veces entro en internet a buscar algo que me interesa, como hace todo el mundo. Conozco siempre el punto de entrada, pero normalmente no sé por dónde voy a salir. Un día, navegando sin rumbo, a donde me llevaba el viento, me encontré dos cuadros del pintor catalán Jorge Juan Almendariz Gamboa. Son dos cuadros hechos con  arena texturizada con látex sobre madera, los dos de 53 x 74 cm. Se llaman Cometa 1 y Cometa 2:



Como aficionado a la astronomía aunque no entiendo nada de pintura, me di cuenta de los astros no son un tema muy utilizado por los artistas. René Magritte decía: "el cielo siempre es azul". Hay quien no está totalmente de acuerdo. Porque en realidad es negro. Y se ve de muchos colores, azul, rojo, blanco, violeta, gris, y en la película Vanilla Sky, amarillo, como los helados de vainilla.

Se me ocurren dos cuadros de Van Gogh, que son bien conocidos, uno es la noche estrellada:

y el otro, el café de Arlés, que dará envidia a cualquier astrónomo aficionado, ya que paseando de noche por la ciudad, las estrellas se podían ver en abundancia incluso con la terraza del café bien iluminada:


Me he quedado mirándolo. Dan ganas de apartarse un poco del toldo, llamar al camarero y quedarse mirando al cielo aunque fuesen cinco minutos. De tanto mejorar, hemos perdido casi todo lo bueno de los viejos tiempos. Debería estar en nuestra mano recuperar, no solo el cielo, sino el agua limpia, el cara a cara, la fruta sabrosa aunque picada de bichos, o el trabajo hecho con sosiego. Se ve que resulta bien difícil. Bueeenooo..., ya me estoy saliendo por otro camino. Ahora vuelvo.

Estaba con los cuadros de cometas. Yo vi el cometa de Halley en el año 86. Incluso mucho antes de que se pudiese ver, se publicaron muchas cosas sobre él en todos los medios de entonces. Lo más interesante (y creíble) lo leí en un número de Investigación y Ciencia que conservo, (Roberta J.M. Olson, nº 34, Julio de 1979), la verdad es que conservo como unos 25 años de esta revista, y he rebuscado en el estante para volver a leerlo.

La autora escribe sobre una pintura, La Adoración, pintada por Giotto, en el que se representa la estrella de Belén, la que guiaba a los Reyes Magos.

Giotto di Bondone (1.267-1.337) pintó los frescos de la Capilla Scrovegni, también Capilla de la Arena, en Padua, al norte de Italia. Hay una escena en la que representa la adoración de los Reyes Magos, y como hecho curioso, no pintó la estrella de Belén como solía pintarse, más parecida a la estrella que se pone encima del árbol de Navidad, sino como una bola de fuego resplandeciente. 



Giotto tuvo que ser testigo de la aparición del cometa de Halley en 1301. La autora se basa en la coincidencia de las fechas, la representación naturalista del cometa y la semejanza del cometa pintado con las últimas fotografías del Halley, que cuando escribía el artículo eran de 1.910, para asegurar que cuando Giotto pintaba la estrella de Belén que puso en la escena, estaba en realidad pintando el cometa de Halley.

Se sabe que en Florencia fué visible el Halley aquel año. Y no se sabe si Giotto estaba entonces en Florencia pero sí que estaba en Italia. En Florencia hubo un cronista en el siglo XIV, Giovanni Villani, que escribió en su Chroniche Storiche que un cometa apareció en el cielo en Septiembre de 1301, "dejando tras de sí grandes rastros de humo".

Hasta ahora se conocen tres registros de antiguas apariciones del cometa de Halley. El más antiguo se refiere a la aparición del año 684, aunque está publicado en un libro de 1.493, el Liber Chronicorum, o Weltchronik de Hartman Schedel, conocido tambien como las Crónicas de Nuremberg, porque fue editado en esa ciudad. Una representación burda del cometa de Halley aparece en la página correspondiente al año 684.


El retrato contemporáneo más antiguo lo tenemos en el tapiz de Bayeux, y representa la aparición de la primavera de 1.066.



El tapiz es un bordado sobre ocho piezas de lino tosco que miden unos 70 metros de largo por medio metro de ancho, y está en el Ayuntamento de Bayeux, en Normandía. Lo mandó hacer la reina Matilda, la esposa del Rey Guillermo el Conquistador, para celebrar la victoria en la Batalla de Hastings. Dicen que esta batalla cambió el destino de Inglaterra.



Debió ser una aparición espectacular y se nota en las caras de asombro de los que la señalan y en la leyenda bordada: "Sienten miedo de la estrella".

Tambien aparece un dibujo en el Salterio Eadwine, un manuscrito inglés del siglo XII, que es una copia del Salterio de Utrecht, una colección de salmos. En esta copia, el monje Eadwine, testigo de la aparicion del cometa en 1.145, ha hecho un dibujo del mismo, pero más parece una medusa, un pulpo, o algo semejante. Siento no poder poner la foto ahora, pero la pondré otro día.

De todas las representaciones antiguas, la mas notable por su naturalismo es la de Giotto, que fue un valiente al cambiar la representación tradicional de la estrella de los Magos por el cometa que él mismo presenció. Y quiso darle un aspecto lo más parecido a lo que vió en realidad. Ya en su época se creía que la estrella de Belén podría ser un cometa. Los cometas eran llamados Nuova Stellae, o estrellas nuevas. Incluso los teólogos pensaban que para el nacimiento del hijo de Dios, era lógico pensar que Dios bien pudo crear una estrella nueva. Sabiendo esto, Giotto quiso fomentar que los que viesen su cuadro se identificaran con los testigos bíblicos del nacimiento de Cristo: de hecho, ambas generaciones habían presenciado la aparición espectacular de un cometa.

Esta pintura del cometa de Giotto ha llamado la atención de astrónomos, profesores de historia del arte, e incluso, de otros artistas.

Paterson Ewen (1.925-2.002), un pintor canadiense, ha hecho su propia pintura de un cometa. Pero no de un cometa cualquiera. Su cuadro se llama Halley's comet as seen by Giotto, y es curioso que no haya querido pintar en su cuadro el cometa tal como él mismo pudo haberlo visto en 1.986, sino como lo vió Giotto:


No encuentro mucho parecido entre una pintura y la otra. ¿o sí?. Paterson dijo que "como lo vió" Giotto, y no "como lo pintó". Bueno, yo también lo vi. Y con eso es con lo que me quedo.


Hasta otra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada