Páginas vistas en total

martes, 11 de octubre de 2011

#7.- Desvarío. Pequeña serenata de flauta

Esta vez voy a hablar aquí (poco) de algo que no tiene que ver con la astronomía. Normalmente encuentro que la mayoría de aficionados a la astronomía lo son tambien a la astronáutica, a la cohetería y a las misiones espaciales, tripuladas o no.

Verdaderamente, algo tiene que ver observar la luna con poner una tripulacion de astronautas allí, algo, pero decididamente no es lo mismo.

Es muy interesante sin embargo conocer a qué se dedican los astronautas de una estación espacial, haciendo experimentos en órbita para observar cómo crecen cristales, poblaciones de moscas del vinagre o líquenes en condiciones de gravedad nula. Experimentos médicos para averiguar si un ser humano es capaz de resistir un viaje prolongado a Marte, por ejemplo. Ver como agarran un satélite en órbita, le cambian una pieza y lo vuelven a dejar donde estaba, es asombroso. ¿no?

Viendo una pagina de la NASA en internet he encontrado una actividad que no esperaba. Sinceramente, creo que no sirve para nada, pero me llama mucho la atención por el simple hecho de que sea posible hacerlo. Se trata de un dúo de flautas, sobre un famoso tema de J.S. Bach, la Bourèe. Aquí está la pieza original, hay muchas versiones en internet, hechas por guitarristas clásicos, pero me gusta mucho interpretada por Andrés Segovia. Es ésta:


Resulta que este mismo tema, tocado por la banda de rock Jethro Tull fué enormemente famosa en los 70. Incluso todavía hoy se oye con frecuencia para el tiempo que tiene. Pasados cuarenta años, la opinion general es que el tema no aportaba gran cosa, pero sin embargo tenía uno de los mejores solos de bajo eléctrico de la historia del rock. Puedes verlo aquí:



En 2011, año de la celebración del 50 aniversario del famoso viaje orbital del coronel Yuri Gagarin, Ian Anderson, el flautista y líder de Jethro Tull, el mismo del vídeo anterior, que se encontraba en Perm (Rusia), y la astronauta de la NASA Cady Coleman, dando vueltas a la tierra en la ISS (International Space Station), Tocaron la misma canción al unísono, a saber a cuanta distancia el uno del otro. Repito, a mi me parece que esto no sirve para nada, está bien, es curioso y sirve como homenaje a Gagarin. Sin embargo, ya lo he dicho, me alegra muchísimo el simple hecho de saber que puede hacerse:





Hasta otra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada